que harás con tu negocio cuando Instagram muera

El día que muera Instagram…

En diciembre 2020 participé en una mesa redonda de Extraordinaria, junto con otras expertas en marketing como Pat Carrasco, Marionela Sandoval, Flor Terbeck, y  Elisabet de PostFuturear donde comentamos las tendencias en marketing para 2021. Yo me lancé y anticipé que Instagram “iba a morir”.🧐

Instagram ¿una muerte anunciada?
Por supuesto, no creo que desaparezca de la noche a la mañana (¿aunque quién sabe?), pero sí creo que la plataforma tiene que cambiar bastante para sobrevivir a largo plazo. 🤔

Al fin y al cabo, el mundo evoluciona, y el ambiente de las redes sociales no es del todo bueno para la salud mental (al menos la mía, lo reconozco), aunque como empresarias que somos, sabemos el peso de ellas para nuestros negocios.

Así que ahí estamos “porque hay que estar” (que poco me gusta esta frase, como  la típica frase de empresa dinosaurio de “siempre lo hemos hecho así”). 

Las redes sociales tienen muchísimos puntos a su favor: son gratuitas (debatible), puedes llegar a una audiencia enorme, oír el feedback real de tus clientes, generar autoridad, confianza y conocimiento de marca, crear conexiones con tus clientes, etc.

Pero tienen un gran PERO, y es que no tienes, en absoluto, control sobre ellas. Construyes tu negocio en terrenos ajenos. Y esto es muy peligroso para tu negocio.

El caso es que hace unas semanas vi un titular muy parecido al que he incluido en este blog, y ya llevaba tiempo reflexionando sobre este tema… Así que me ha venido pal pelo para mi reflexión semanal. Y también espero que para hacerte reflexionar a ti, que es lo que pretendo con estos escritos.😎

¿Sabías que aprox. “el 71% de los negocios están en Instagram para vender”? A ver, tontas no somos, si gastas tiempo y energía allí (o en cualquier cosa) será para que te genere €. Obvio. 

Amor-odio por las redes sociales
En 2012 gestionaba las redes sociales para Europa para una de las cadenas hoteleras más grandes del mundo,  entonces no existía la publi y eran los años dorados de Facebook.

Lanzábamos sweepstakes (concursos) y crecíamos orgánicamente gracias al boca-oreja (WOM = Word-of-Mouth).

Entonces muy pocas marcas tenían presencia en Instagram, mi empresa no es que fuera la más “early-adopter” pero sí que estábamos en la difunta Google+, por cierto 🙈. Un poco irónico, para aquell@s que llevemos ya un tiempo en el mundillo del marketing. 😉

El caso es que nunca me entusiasmaron las redes sociales, ni Instagram porque yo no era – ni soy –  “muy de fotos”. 😮 Luego evolucionó hasta lo que ahora conocemos con sus historias, carruseles y vídeos varios.

Mi primera foto publicada en mi perfil personal en esta red fue en diciembre 2012, señalando el pavo de la comida de Navidad inglesa con la familia de mi entonces marido en casa de sus padres en el sur de Inglaterra. Muchas cosas han cambiado, estoy divorciada, vivo en España e intento llevar una dieta mayoritariamente plant-based.

El caso es que me creé una cuenta de empresa en Instagram relativamente hace poco, a finales de 2019. Tampoco publicaba con frecuencia, pero tenía conexiones importantes de eventos de networking y de directos que había hecho durante el 2020.

Si me has oído en algún directo o comentario en las comunidades en las que participo  sabrás que no soy nada fan de Instagram. Ale, lo digo abiertamente. Nunca lo fui. Pero desde finales de 2020 reconozco que lo soy menos todavía.

La noche de Hallowe’en (parece un cuente de terror, y en cierta manera puede serlo si tu negocio depende solo de esta plataforma), Instagram deshabilitó mi cuenta. Así by the face.

Solo recibí una notificación diciendo que había infringido las normas, pero no me dieron detalles de qué exactamente. Y las usaba más bien poco, Principalmente para comunicarme con otros emprendedores. Ni siquiera promocionaba mis servicios ni hacia publi. Pero tenía cientos de seguidores que sí me leían y la interacción era alta.

No pude recuperarla después de meses enviándoles emails, llamadas de expertos, etc. Todo el esfuerzo que había puesto en esta red se había ido por el retrete. Sin previo aviso. No fui la única. A varias amigas emprendedoras les sucedió lo mismo esa misma semana. Por suerte, pude recuperar mis fotos y vídeos, pero nada más.

Te cuento esto porque desde esa noche, hace ya más de 6 meses, es una pregunta que hago frecuentemente a mi entorno:
¿Qué pasaría si tu cuenta de Instagram desapareciese ahora mismo?

Wow! Piénsalo fríamente. ¿Dependes demasiado de Instagram? Puede que la mayoría de tu negocio provenga de esa plataforma.

Scary, right? Siempre aconsejo “no poner todos tus huevos en una misma cesta”.  Ten diferentes opciones. Diferentes canales de venta. La dependencia (en todos los sentidos) es malísima. Y en este caso,

  • ¿Qué significaría para tu negocio si Instagram desapareciera (como lo hizo Google+)?
  • ¿Podría tu negocio sobrevivir a esa “desaparición”?
  • ¿Qué pasaría con tus seguidores? ¿Podrías comunicarte con ellos?

Si la respuesta a estas preguntas es que tu negocio sufriría gravemente y que no podrías mantener un contacto frecuente con tus seguidores, entonces amiga, tienes un problema. Y te cuento una de las soluciones para evitar esto.

La importancia de una buena estrategia de email marketing

Como he explicado al principio, en ese trabajo donde gestionada las RR.SS. (de 2011-2014) también mandaba newsletter a aquellos registrados en nuestro programa de fidelidad y a nuestra base de datos con las promociones hoteleras del momento.

Por aquel entonces se oía mucho “el email marketing ha muerto, el futuro son las redes sociales”. Meeeccccccccc. Error. 🤯 Eso fue hace una década y mira tú por donde, el email marketing no solo no ha muerto, sino que es una alternativa para tener un negocio rentable.

Y es algo que a mí siempre me ha gustado. Reconozco que me encanta leer y que una newsletter top es como cuando era adolescente y esperaba a que mi madre me comprara la última SuperPop…🥰


En fin, después de esta reflexión (y el tocho de artículo), muy próximamente explicaré en más detalle sobre el email marketing, en el caso de que aún estés pensando si es o no para tu negocio. Mientras tanto…

¿Mi consejo no-pedido? Si lo que buscas es clientes, empieza cuanto antes a convertir tus seguidores de las redes sociales en suscriptores.

Las redes sociales pueden ser muy potentes para pasar de seguidores a suscriptores. Te lo cuento muy pronto. Palabra de Marketera Honesta. 

Y recuerda, Instagram podría desaparecer en cualquier momento. Si fuese mañana, ¿estaría tu negocio preparado para ello?

Recuerda que sharing is caring, así que si te ha parecido interesante, ¡comparte, porfa!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Artículos Relacionados

que harás con tu negocio cuando Instagram muera
Marketing
Zahara

El día que muera Instagram…

Y si mañana desapareciera Instagram, ¿qué sucedería con tu negocio? No dependas solo de esta plataforma y empieza hoy mismo con tu estrategia de email marketing.

Read More »